Un modo de vida artificial, una higiene alimentaria desequilibrada, una información subjetiva y un consumo abusivo de medicamentos, han generado muchos nuevos problemas para la salud humana. Un número importante de patologías víricas, un incremento de las micosis y de las alergias, la aparición de gérmenes patógenos resistentes a los antibióticos y el aumento de las patologías autoinmunes, llevan a los científicos a la reflexión y a la búsqueda de soluciones nuevas, ya que la química de síntesis parece limitada, al menos por el momento, para abordar estas patologías que afectan con mucha frecuencia al sistema inmunitario, esa capacidad de defensa natural que posee todo ser vivo.



La inmunidad de los individuos la fabrican, en más del 50%, la flora comensal, los gérmenes saprofitos en los intestinos, en las mucosas bucales y vaginales y en la piel. Las múltiples reacciones metabólicas y encimáticas que se producen en estas áreas, aseguran nuestra defensa frente a agresores externos como los virus, los parásitos y las bacterias patógenas.

Para tratar rápidamente una afección, se recurre con frecuencia a una antibioterapia que tiene como resultado una curación casi instantánea. Uno de los efectos secundarios es la destrucción parcial de la flora saprofita responsable de nuestra inmunidad. Su debilidad favorecerá el regreso de otra enfermedad vírica o microbiana que será, nuevamente, superada con un antibiótico. Si no se presta atención, el paciente entra en una espiral en la que, cuantos más antibióticos toma, más disminuye su inmunidad y más importante es el riesgo de recaída infecciosa.

La acción antinfecciosa de los aceites esenciales es eubiótica, es decir, favorece el retorno a la vida. De hecho, diferentes publicaciones muestran un respeto de los aceites esenciales por la flora intestinal. En este terreno médico de las afecciones víricas, autoinmunes y antibiorresistentes, se encuentra el gran interés de los aceites esenciales. Las investigaciones en el ámbito universitario deberían culminar rápidamente con publicaciones que volverán a poner a los aceites esenciales en el lugar que nunca debieron abandonar.

0 comentarios