1 de febrero de 2014
Su nombre botánico (Helicrhysum italicum) procede del griego «helios», que significa «sol», y «chysos», «dorado».


La flor de la siempreviva olorosa es de color dorado, guarda un buen aspecto durante mucho tiempo, incluso seca; por eso a veces Apolo aparece luciendo una tiara con estas flores, para recordar al mundo su inmortalidad. Hoy en día, las coronas mortuorias de helicriso tienden a evocar que el alma del difunto siempre permanecerá en la tierra.

El helicriso o siempreviva olorosa se asienta en la cuenca mediterránea, en terrenos áridos y cálidos. Sus flores doradas no se mustian.

PROPIEDADES TERAPÉUTICAS


- Activador de la vesícula biliar y del páncreas
- Activador linfático y circulatorio
- Antinflamatorio cutáneo
- Mucolítico
- Purificador sanguíneo
- Antihematoma

INDICACIONES TRADICIONALES POR VÍA ORAL

- Alergias
- Enfermedades cutáneas, eccema y psoriasis
- Enfriamiento de las extremidades
- Menstruaciones dolorosas y espasmódicas
- Sinusitis
- Hematoma interno
- Problemas circulatorios
- Problemas de hígado, vesícula biliar y páncreas

INDICACIONES TERAPÉUTICAS COSMÉTICAS

- Cuperosis
- Quemadura solar
- Acné con cicatrices

INDICACIONES ENERGÉTICAS Y PSICOEMOCIONALES

- Malos tratos psicológicos, físicos o sexuales
- Incomprensión hacia los demás miembros de la familia, sensación de pertenecer a otra familia genética
- Conmoción y sufrimiento en la primera etapa de la vida (0-5 años)
- Falta de ternura en la infancia que impide la plenitud
- Exceso de Pitta y Kapha

INFORMACIÓN GENERAL

Por vía interna, este hidrolato ayuda a reabsorber los hematomas en muy poco tiempo.

Para las heridas del alma, se recomienda una cura con hidrolato de siempreviva olorosa durante 40 días.


Como pulverizador del aura, el hidrolato de helicriso libera el cuerpo astral de las heridas emocionales.

0 comentarios